Tuesday, April 15, 2003

Quiero, en primer lugar, saludar a todo el que por azares del destino venga a caer por este lugar, apenas un minúsculo cruce de caminos en la infinita complejidad de la geografia de la existencia.
La finalidad de esta bitácora esta por descubrir. Tal vez con el tiempo y la ayuda ocasional de alguno de vosotros tome forma definida.
Quiero dejar constancia de que todo lo que aquí escriba son ideas, conceptos y experiencias personales, es decir que no pretendo que sean tomadas como verdades absolutas, pero si son convicciones propias, el prisma bajo el que observo la realidad, y como todo, pueden cambiar con el tiempo.
Comienzo ya:

El objetivo de la vida: No creo que exista ninguna formula universal para discernir porque y para que existimos aquí. Yo desde luego aun no lo se y este desconocimiento es fuente perpetua de angustia, pero sin embargo, creo que he descubierto que hay cierta forma de existir que alivia esa angustia.
CADA PASO QUE SE DE, DEBE TENER UNA DIRECCIÓN, UN SENTIDO Y SER PRODUCTO DE UNA MINIMA REFLEXION SOBRE LAS CONSECUENCIAS.
Cuando se deja algo en manos del azar, seguramente acabe en caos.
Cualquier fisico sabe que todo tiende al caos y es una facultad humana prever y evitar las acciones que aumenten el desorden y la incertidumbre. No siempre, pero si no se intenta uno esta condenado a ser una hoja arrastrada por los vientos del azar, preguntándose constantemente que le llevo a determinada situación o ¿Por qué me tiene que pasar esto a mi?
Siempre hay accidentes, pero son muchos menos de lo que uno cree.